martes, 19 de marzo de 2013

Plan de estudios de Montessori

El método de educación Montessori se puede dividir en cuatro amplias áreas:
    • Vida Práctica.
    • Educación Sensorial.
    • Habilidades de la Lengua, Lectura y Escritura.
    • Matemáticas, Introducción a los números.

      1. Vida Práctica:

      Está considerada la parte más importante del salón, ayuda al niño a desarrollar coordinación, concentración, independencia, orden y disciplina. Abarca los ejercicios para la relación social, la tolerancia y la cortesía, el control perfecto y refinamiento del movimiento.


      2. Educación Sensorial:
       
      Se refiere al desarrollo y al refinamiento de los cinco sentidos: vista, sonido, tacto,olor y gusto. El propósito de los ejercicios es educar los sentidos, así el niño puede aprender sobre el ambiente, y ser capaz de discriminar sus aspectos más sutiles.  


      3. Habilidades de la Lengua, Lectura y Escritura:

      El primer paso hacia la lectura y a la escritura es sensorial. Los niños utilizan su dedo índice para conocer sensorialmente cada letra a través del uso de letras contorneadas con papel de lija. Esto les ayuda a reconocer las formas geométricas y en el mismo tiempo desarrollar su destreza. Aprender las letras fonéticamente y sustituir el dedo por un lápiz para más adelante, escribir. 

      El aprendizaje de la lectura y la escritura se logra en el niño de forma natural. Al convivir e intercambiar experiencias con compañeros mayores que ya leen y escriben, propicia en el niño su deseo de hacerlo. Según las habilidades e intereses propios de su edad, creará una atmósfera que favorezca su desarrollo.


      4. Matemáticas, Introducción a los números: 

      Una vez más la introducción a los números y a las matemáticas es sensorial. El niño aprende asociar los números a las cantidades, trasladándose gradualmente a formas más abstractas de representación.

      La educación temprana del sentido ayuda al niño a poner la base para la lectura y el aprendizaje de las matemáticas. Las actividades desarrolladas con los materiales sensoriales hacen que el niño pase “de lo concreto al abstracto” y le ayude a discriminar tamaños, colores, formas, pesos, etc.

      1 comentario:

      Anónimo dijo...

      -Me gusta sus pasos a seguir enseñando........